Las tendencias en materia de televisores están continuamente avanzando. A pesar de que aún abundan los monitores tipo LCD o las pantallas de plasma, poco a poco van apareciendo nuevos modelos que incorporar un material que promete revolucionar el mercado, el OLED.

OLED es un diodo orgánico de emisión de luz que se utiliza para crear delgadas láminas que conforman la pantalla de los nuevos televisores que están apareciendo durante este año. El hecho de que el OLED sea un material con mucha plasticidad permite fabricar televisores mucho más livianos, posibilitando la producción de pantallas curvas y con mucha mayor resolución.

LG y Samsung son los pioneros en la aplicación del OLED en los paneles de sus televisores. Sin embargo, se espera que a medida que se popularice este avance se reduzcan también los elevados costes de fabricación.

Televisores con procesadores potentes e inteligencia artificial

Para que un televisor pueda mostrar las imágenes de manera correcta necesita un pequeño cerebro que permita controlar todos los detalles. Por eso, los procesadores se han vuelto parte importante en este tipo de productos.

Además, la potencia y calidad del procesador es lo que posibilita incorporar asistentes de voz en los televisores, para que podamos interactuar con ellos a través de comandos de voz. Así, no solo podemos ver nuestro programa preferido sino que también podremos pedirle al televisor que nos conecte con otro dispositivo de nuestro hogar o que nos cuente qué tiempo hará mañana.

Por otro lado, la incorporación de procesadores más potentes permite que el escalado de imágenes sea mucho más eficiente, permitiendo mostrar imágenes en 4K y 8K. Este avance repercurte también en la mejora de la conectividad del televisor.

Resolución 8K, una mejora que aún no tiene soporte

Actualmente, en España ya tenemos disponible contenido con la resolución UHD, que es la 4K. Por ahora, solo se puede disfrutar en plataformas como Youtube, Amazon y Netflix. La televisión generalista y en abierto aún emite en HD, con una resolución común de 1080p y 1080i. Por tanto, tener un televisor 4K sin una señal 4K no tiene mucho sentido, a menos que tengas contratado un plan con las plataformas antes mencionadas.

La cosa se pone más complicada cuando hablamos de 8K, una resolución que multiplica la resolución 4K. Porque si para 4K apenas tenemos contenido, para el contenido 8K habrá que esperar mucho más.

Mantente informado sobre los avances de los televisores y recuerda siempre asegurar tus dispositivos conectados son los planes de SFAM.