Móvil agua - Blog SFAMEl agua es, junto con el calor, uno de los grandes enemigos de tu móvil. Puede causar estragos tan graves como las altas temperaturas y debes tener en consideración algunas medidas de contingencia si el terminal entra en contacto con agua de manera prolongada.

Además de producir cortocircuitos que pueden dañar los componentes del teléfono, si el agua es salada puede aparecer corrosión, algo que puede inutilizar por completo el terminal.

Para que tu móvil no tenga un destino funesto lo mejor es tomar una serie de precauciones y seguir ciertos consejos.

Móvil en la piscina o playa, sentido común ante todo

Parecerá obvio, pero la mejor forma de cuidar tu teléfono si hay agua cerca es mantenerlo lo más alejado de ella. Por lo que si estás en una playa o piscina, lo ideal es que dejes tu terminal bien protegido en un bolso o mochila y no se te ocurra llevarlo mientras te das un chapuzón. Tampoco vale contestar llamadas metido en la piscina.

Si aún así no puedes estar desconectado o estás esperando una llamada importante, es recomendable usar fundas sumergibles que evitarán cualquier daño al terminal si este se cae al agua. Eso sí, no son nada estéticas, pero al menos cumplen con lo que prometen.

En este punto es importante señalar que la garantía ofrecida por la mayoría de fabricantes de móviles no cubre los daños por agua, por lo que no tendrás derecho al servicio técnico si esto ocurre. En este caso, tú única opción es contratar un seguro adicional que complemente la garantía original.

¿Qué hacer si el móvil se ha caído al agua?

Si el móvil ya se ha caído al agua se pueden utilizar algunos consejos populares que pueden minimizar los daños y por sobre todo evitar la pérdida total.

  • Apagar el móvil y separar la mayor cantidad de piezas, para facilitar el proceso de secado.
  • Usar un material absorbente como arroz o gel de sílice y sumergir el teléfono en el durante 48 horas.
  • Si el móvil ha caído en agua salada, utilizar alcohol isopropílico empapado en una varilla o cepillo para retirar toda la sal posible de las piezas. El alcohol además se seca mucho más rápido que el agua.
  • No apliques calor directamente, ni utilices secadores de pelo ya que puedes sobrecalentar el terminal o hacer que el agua penetre más en los circuitos, empeorando la situación.

En la playa o en la piscina, la mejor opción es llevar un móvil protegido con las coberturas y planes ofrecidos por SFAM.