Gamer - Blog SFAMHace años, la resolución de los televisores no era muy buena y, por tanto, no era opción utilizarlos como monitores conectados a los ordenadores o consolas de juego. Sin embargo, el avance de la tecnología aplicada a los televisores ha hecho que la diferencia entre estos y los monitores gaming se vuelva cada vez más difusa.

Los televisores de hoy han ampliado su conectividad y prácticamente todos cuentan con puertos HDMI u otros conectores que permiten combinarlos con otros dispositivos electrónicos. Esto ha producido que algunos jugadores comiencen a echar mano de ellos para obtener una experiencia de juego en pantalla grande.

Datos para tener en cuenta a la hora de escoger un monitor para gaming

Un dato fundamental a la hora de comparar un monitor exclusivo para consolas y un televisor es la tasa de refresco. Esto refiere al número de imágenes por segundo que puede mostrar el monitor.

La tasa de refresco es lo que permite que la imagen en una pantalla sea vea fluida y no parezca que va con retardo. En este caso, los que llevan la delantera son los monitores gaming que incorporan la tecnología necesaria para hacer que las imágenes, además de nítidas, no sufran ningún tipo de lag.

Eso sí, conviene aclarar que compañías como Samsung ya empiezan a incorporar en sus televisores tecnología AMD FreeSync, que es lo que permitiría igualar a los monitores exclusivos para gaming.

Monitores vs televisores: comparativa de precios

En el apartado de monitores para gaming encontramos, por ejemplo, el Acer Predator X27 que incorpora una pantalla LED que muestra imágenes en resolución 4K Ultra HD. Tiene una tasa de refresco de 144 Hz y está integrado con Nvidia G-Sync, que es la tecnología que da fluidez a las imágenes. El precio de este monitor de 27 pulgadas es de 1.999€.

Ahora bien, si revisamos un televisor Samsung con la misma tecnología de un monitor gaming, nos encontramos con el Samsung QLED 4K 2019 De 55 pulgadas. Que nos ofrece una resolución 4K Ultra HD, incorporación de una Inteligencia Artificial que mejora la imagen y tecnología AMD FreeSync que, en este caso, produce la fluidez de las imágenes de la misma forma en que lo hace la tecnología Nvidia G-Sync en el monitor de Acer. El precio de este televisor es de 1.999€, mismo valor del monitor Acer, aunque en este caso obtenemos una pantalla de mayor tamaño.

Antes de ponerte a jugar, recuerda proteger y asegurar todos tus dispositivos conectados con los planes y coberturas ofrecidos por SFAM.