Oled - Blog SFAMPuede que antes, cuando un consumidor promedio compraba un móvil, no se detenía a valorar muchos aspectos técnicos. Tal vez, solo le importaban la marca y el precio. Sin embargo, con el tiempo, se ha refinado el proceso de compra y ahora los usuarios buscan cada vez más cualidades específicas.

Capacidad de la batería, procesador, memoria RAM, almacenamiento interno, tamaño y tipo de pantalla forman parte de los datos básicos a la hora de comprar un móvil hoy por hoy. Y específicamente en el apartado de las pantallas ha habido una rápida evolución, con la apariciones de las LCD, OLED y AMOLED.

Para conocer las diferencias entre las distintas pantallas de móvil, lee con atención el siguiente resumen.

Pantallas LCD

LCD son las siglas para Liquid Crystal Display, un tipo de pantalla que se caracteriza por tener varias capas superpuestas de cristal líquido. Si las presionas un poco con el dedo podrás ver cómo se distorsiona la imagen como si hubiera líquido debajo del cristal.

La calidad de la imagen y los colores en este tipo de pantallas es bastante buena y por eso se han usado durante mucho tiempo. Sin embargo, el único problema que tienen es que consumen mucha energía, perjudicando el rendimiento de la batería de un móvil.

Dentro de las pantallas LCD hay dos subcategorías, las TFT y las IPS. Las primeras fueron el primer intento de mejora de las LCD para mostrar colores aún más nítidos y mejorar el contraste. Las IPS son la versión más moderna de las LCD, incluyen notables mejoras en los colores y también a la hora de ser usadas como paneles táctiles.

Pantallas OLED

OLED son las siglas de Organic Light Emitting Diode, un tipo de pantalla que tiene una sola capa o película formada por un material orgánico que emite luz cuando es estimulado eléctricamente. El hecho de que tenga una sola capa permite crear terminales más delgados.

Las pantallas OLED, a diferencia de las LCD, consumen mucho menos energía. Además, tienen mejor contraste.

Pantallas AMOLED

AMOLED es una versión mejorada de las pantallas OLED. Consumen mucho menos energía que las OLED y sin embargo ofrecen colores extremadamente intensos, además de un alto contraste.

En AMOLED, el negro es profundo y la pantalla no necesita retroiluminación, algo que sí sucede en las pantallas LCD.

Elige un móvil con la mejor pantalla y asegúralo con los planes y coberturas de SFAM.