Traje volar - Blog SFAMUno de los inventos más llamativos que han visto la luz durante este 2018, ha sido el del traje que que permite volar como Iron Man. Poco tiempo atrás, no hubiésemos podido imaginar que esto fuera posible, sin embargo, gracias a la tecnología, muchas de las cosas que antes solo podían verse en películas de ciencia ficción, comienzan a volverse realidad. Este es el caso del traje que permite volar.

Richard Browning, un inglés de menos de 40 años es quien está detrás de la creación del traje al que llamó Deadlus Mark I. Browning es quien fundó también, Gravity Industries Ltd, la compañía que comercializa esta invención. El creador, realizó una inversión de 50.000 dólares en el proyecto.

Esta creación, es el sueño de muchos. Poder volar tan solo utilizando un traje especial como en las películas, ahora es posible. Eso sí, está reservado a aquellos que puedan pagar su precio, que es de 340.000 libras esterlinas. Además, tal como lo explicó Browning durante el lanzamiento, quienes se animen a utilizarlo, deben tener un muy buen estado físico.

Características del Daedalus Mark I

El Daelus Mark I es un exoesqueleto fabricado en aluminio. El traje logra el vuelo vertical por medio de seis pequeños motores a reacción. Cuatro de estos motores se encuentran distribuidos en los brazos y los dos restantes están ubicados en la espalda del traje. Cada uno de los motores puede mover 22 kilos. Cada motor tiene la fuerza de empuje equivalente a 1.052 caballos de fuerza.

Traje volador - Blog SFAMLa persona que usa el traje puede controlar la dirección del vuelo y la velocidad, por medio de movimientos que realiza con los brazos. Se pueden realizar seis movimientos, arriba, abajo, derecha e izquierda, para adelante y para atrás.

El casco incluye una pantalla digital que le informa a quien lo esté utilizando velocidad, y cuánto combustible queda entre otros datos técnicos que se relacionan con el vuelo. La velocidad máxima alcanzada es de 32 millas por hora y una altura máxima de 3,6 metros.

El traje pesa 26 kilogramos. Su inventor creó cada una de sus partes y componentes electrónicos con una impresora 3D. El innovador traje consume alrededor de cuatro litros de combustible diésel o de reacción por minuto. Por lo que se puede asegurar que tiene una autonomía de tres o cuatro minutos, lo que puede variar de acuerdo a algunas características como el clima reinante al momento de efectuar el vuelo.

Todo aquel que desee ser poseedor de uno de estos trajes debe desembolsar la suma de 380.000. Hay tiendas en Londres que ya exhiben el traje para su venta. Cualquier interesado puede solicitar un vuelo de demostración. En el caso de decidir adquirir uno de estos trajes, la compra incluye vuelos de instrucción para aprender a utilizarlo ya que lograr el dominio del equipo requiere un alto nivel de entrenamiento físico y mental.

Ya se proyecta para el 2019 realizar competencias entre los propietarios de estos trajes y también lanzar vuelos por hora, en los que una hora de vuelo tendría el módico precio de 39.000 €.

Gravity Industries analiza cuales son los pasos a seguir para avanzar con el proyecto ya que recibió la oferta de varios inversores de varias partes del mundo interesados en apoyar el invento.