Router - Blog SFAMHoy en día, la vida sin internet es inconcebible. Las redes Wi-Fi permiten la conexión de millones de personas en todo el mundo, pero esta realidad está ocasionando diversos problemas. El primero, la seguridad. Normalmente, no está garantizada al 100%. Además, es especialmente débil cuando se usan servidores muy populares y vulnerables, con contraseñas fáciles de desbloquear. Otro inconveniente es la pérdida de velocidad de conexión. Muchos dispositivos conectados a un mismo servidor provocan que la carga de páginas sea lento. Sin embargo, estos dos problemas pueden tener una solución en breve.

En 2019, llega el nuevo Wi-Fi 6. Esta tecnología comportará menor consumo de batería, mayor velocidad y conexiones más seguras. Las previsiones indican que supondrá un notable salto de calidad y que superará considerablemente a las redes inalámbricas actuales.

La noticia ha generado grandes expectativas. Sin embargo, todavía no se sabe la fecha exacta de su presentación. Por el momento, se espera que sea a lo largo de 2019. Se especula, además, sobre la comercialización de dispositivos compatibles con esta nueva red. Se sabe que estos routers, por fortuna, también funcionarán con dispositivos anteriores.

Detalles técnicos de las conexiones presentes y futuras

El propósito principal de este nuevo sistema es garantizar la seguridad. Para ello, se emplea el protocolo WPA3. Es compatible con redes pequeñas, como las de los domicilios particulares, y con redes de más peso, como las que se utilizan en sectores empresariales.

Este protocolo está preparado para proteger conexiones que tienen contraseñas fáciles de deshabilitar. Concretamente, se centra en evitar el conocido como “ataque de diccionario”, que se basa en probar todas las palabras que aparecen en él para averiguar la clave.

El WPA3 también garantiza la protección si un atacante averigua una contraseña. Esta acción se lleva a cabo con un sistema de datos individualizado, que bloquea el tráfico de las últimas conexiones que ha realizado el usuario al que le han robado la clave.

La velocidad de conexión es otra de las principales prestaciones del Wi-Fi 6, que utiliza tecnología 802.11ax, diseñada para ampliar la velocidad de la red. Esta capacidad será perceptible tanto en el ámbito doméstico como en lugares públicos, como estadios de fútbol o conciertos con gran afluencia de público.

El nuevo Wi-Fi también garantiza que el consumo de batería de los dispositivos al conectarse a una red disminuya considerablemente. No solo smartphones y tablets ahorrarán batería, sino también todos los aparatos que se pueden conectar en una casa, como altavoces o sensores. Los desarrolladores del nuevo Wi-Fi son conscientes de que el internet de las cosas es una realidad.