Samsung Galaxy S9/S9+ - Blog SFAMNo es habitual que los fabricantes de móviles hablen abiertamente del precio de cada componente de sus terminales. Sin embargo, los valores tarde o temprano se terminar filtrando de manera extraoficial, produciendo sorpresa o estupor en sus consumidores.

Sea como sea, es evidente que las grandes compañías manejan márgenes amplios en sus productos. Pero sería un error pensar que el precio de un móvil implica solo las piezas que lo conforman. También hay costos de publicidad y mano de obra asociada que incrementan el precio final.

En este sentido, la compañía Samsung se ha mostrado bastante transparente y no tiene problemas en mostrar el precio de sus componentes en su página web de India. De esta forma, explica claramente los costos asociados a la reparación de los terminales.

La placa base y la pantalla, los elementos más caros de un móvil Samsung

Lo que podemos revisar en la lista de componente de un terminal Samsung es algo más o menos evidente. La placa base que contiene el procesador es lo más caro de todo. Algo razonable, considerando que en ella se encuentra el cerebro de todo el terminal.

La placa base del hace poco estrenado Samsung Galaxy S10+ en su versión de 512 GB cuesta la friolera de 433€, por lo que si tienes algún problema con ella puede que la reparación no compense lo suficiente o sea necesario contar con un seguro para cubrir semejante gasto.

Por otro lado, la pantalla del mismo modelo cuesta alrededor de 182€. Algo que da para pensar, considerando que suele ser uno de los elementos que más accidentes suele tener, ya sea por caídas o golpes imprevistos. Por lo tanto, echando cuentas, el solo recambio o reparación de placa base y pantalla puede significar más de 500€ de inversión.

Al final de la lista encontramos los componentes un poco más baratos y que son el cristal trasero y la batería, que en el caso del Samsung S10+ cuestan 67€ y 28€ respectivamente.

Por último, hay que considerar que estos precios son actuales, pero cambiarán en la medida que la generación de procesadores o materiales incluidos en los móviles se actualicen y aumenten el precio final. Como sucede en el caso de los teléfonos plegables, cuyas pantallas cuentan con tecnología aún más exigente y por tanto más cara.

Conocer el valor de los componentes de un smartphone es razón suficiente para ser precavido y contratar un seguro con SFAM.